Turismo aventura en Mendoza: a puro trekking

Turismo aventura en MendozaTurismo aventura en Mendoza: En Mendoza, los deseos dormidos de adrenalina y aventura se despiertan. La geografía cuyana, con sus desafiantes cumbres nevadas, sus densos bosques y sus profundos valles naturales saca a relucir deseos de superación y una sed de experiencias intensas que tal vez no sabíamos que teníamos. El turismo aventura en Mendoza seduce, provoca y atrae a sus visitantes. Pero para desafiar a la naturaleza hay que estar preparado. A nadie se le ocurriría, por ejemplo, emprender el ascenso a la cima del Aconcagua sin una exigente preparación previa. Y así, para practicar deportes extremos y turismo de aventura conviene encarar una preparación gradual que nos permita incrementar poco a poco la dificultad, divirtiéndonos en el proceso.

Actividades de Turismo aventura en Mendoza

El trekking (su equivalente español más acertado sería “senderismo”) aparece entonces como la opción ideal para ingresar a este excitante mundo. El trekking se realiza sobre distintos circuitos previamente diseñados, que pueden trazarse sobre distintos tipos de terrenos. Las posibilidades son casi infinitas: hay trekking de playa y de montaña, desértico, por valles o siguiendo el rumbo de un determinado curso de agua. En Mendoza, casi todos estos itinerarios son posibles, y es posible incluso elegir rutas de distinto grado de dificultad, con jornadas que pueden abarcar unas pocas horas o varios días de caminata.

Los novatos en esta estimulante actividad deben tener en cuenta algunas recomendaciones para una primera experiencia exitosa. Probablemente, nada contribuya tanto al éxito o fracaso de esta experiencia como la elección del calzado a utilizar. Conviene siempre inclinarse por zapatos completamente cerrados, pero livianos. Imprescindible: que cuenten con suelas blandas y flexibles. Chequear antes de salir que las suelas permitan el juego plantal talón- punta con total libertad. En caso negativo, cambiar de calzado inmediatamente. Prestar también especial atención a las medias, y elegirlas suaves y finas para minimizar el riesgo de roces que puedan desembocar en una dolorosa ampolla. Otro obligatorio es el protector solar. Media hora antes de partir, debe aplicarse una generosa capa en todas las partes del cuerpo que quedarán expuestas a la radiación solar durante la excursión. Llevar el envase en la mochila para reaplicar cada 2 horas, y a no olvidar un par de buenos anteojos de sol: el reflejo del sol en la nieve o el agua puede llegar a lastimar seriamente la vista.

La práctica del trekking resulta la puerta de entrada ideal al excitante mundo del turismo aventura en Mendoza.

Esta entrada fue publicada en Turismo Aventura y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.